jueves, 12 de agosto de 2010

Me agrada tanto las iniciativas de los cursos ELRN09, ELRN10 y DocTIC que ha emprendido Diego Leal, que a veces me siento un poco frustrado porque no he podido disfrutar en forma mas amplia estos cursos.
El mes pasado decidí escribir un articulo sobre estos cursos y su modalidad. Incluso tengo aun la idea de un proyecto con mis estudiantes de la carrera de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Nacional Abierta. Claro, necesito contar con el permiso de Diego Leal para replicar esta experiencia.
Lo situación que se ha presentado, cuando comienzo a realizar las lecturas, tanto en DocTIC como en el resto de la red, es que no logro clasificar específicamente estos cursos. Comienzo a leer sobre los Recursos Educativos Abiertos (Open Educational Resource) y la bella descripción de la UNESCO me describe bien la intención de estos cursos, cuando dice que son "la provisión de recursos educativos habilitados por las tecnologías de la información y de la comunicación para consultas, uso y adaptación por una comunidad de usuarios para propósitos no comerciales”. (UNESCO, 2002). Luego reviso algunos libros, y encuentro uno que describe mas claramente la filosofía de estos cursos, enmarcados en el movimiento internacional de acceso abierto, el cual pretende que cualquier persona con una conexión a Internet, “pueda acceder libremente, sin ninguna restricción de tipo económica, técnico, legal, a la información científica, académica y cultural que representa el conocimiento humano” (García, 2009:159). ¡Guao o Wow... que maravilloso!.
Aún después de tener claro estos conceptos, sigo si encajar estos cursos. El mismo Diego Leal, en su blog señala que sus cursos van mas allá de los OER. ¿Por qué?. Una posible respuesta a esta pregunta la encontré cuando le mostré mi borrador de lo que estoy escribiendo a un profesor. Cuando señalo cómo debe ser el curso y la disposición que debe tener el facilitador para atender a personas en modalidad abierta, me dice:
esto no es cierto ya que no veo que algún facilitador esté dispuesto a atender personas que no están registradas en algún programa, en todo caso se puede decir que el acceso a los materiales está abierto a todos. (El profesor).
Aquí esta la respuesta, que no me permite clasificar estos cursos. No es un OER, ni tampoco un OCW (Open Course Web), es un curso innovador, con un enfoque conectivista, donde se hace un uso necesario de las tecnologías, pero donde los protagonistas son los participantes, y en especial, el facilitador. Es difícil encontrar una persona que se dedique a atender tantas personas, sean personas inscritas formalmente o no, y que mantenga un buen ritmo y disposición de interactividad de los participantes.
A pesar que contar el curso DocTIC con una buena cantidad de personas como participantes, hay una cantidad considerable que se mantiene inactiva. Es una preocupación. Pero para mí, la preocupación mayor es si contaremos con suficientes facilitadores que sean activos en cursos como DocTIC en el futuro. Aunque las tecnologías se desarrollen y alcance niveles no soñados dentro de 10 o 20 años, como indican Downes, es menester contar con personas que tengan la preparación y la voluntad de enseñar y aprender a través de estas tecnologías.

Hoy no podre participar en la actividad presencial, pero espero ver la grabación mañana. 

Referencias:

García A., Muñoz V.(2009). Experiencias de Innovación docente universitaria, Ediciones Universidad de Salamanca. España.
UNESCO (1999). La Educación encierra un Tesoro. Informe a la UNESCO de la comisión internacional sobre la educación del siglo XXI. Ediciones UNESCO. Documento en línea http://unesdoc.unesco.org/images/0010/001095/109590so.pdf
UNESCO, (2002). Forum on the Impact of Open Courseware for Higher Education in Developing Countries. París, Francia. 1 al 3 de Julio del 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me agrada tanto las iniciativas de los cursos ELRN09, ELRN10 y DocTIC que ha emprendido Diego Leal, que a veces me siento un poco frustrado ...